sábado, 24 de abril de 2010

Capítulo 10: Laberinto.

Un silencio incómodo nos cubría, estábamos sentados en los asientos del autobús camino hacia la universidad, por suerte yo me había podido sentar al lado de la ventana, y aunque Jonghyun estuviera sentado a mi lado podía desconectar en ciertos momentos mirando el paisaje.
Al cabo de un rato noté como algo me rozaba la pierna, miré de reojo para ver que era y me di cuenta en que era la pierna de Jonghyun, que estaba en contacto con la mía.
Parece ser que él se dio cuenta que le estaba mirando de reojo, así que empecé a ponerme nerviosa.

“¿Qué pensaría que estaba mirando?”

Levanté un poco la cabeza y cambié mi mirada hacia el frente.

-Jonghyun… -Susurré.
-¿Qué quieres?

Él se cruzó de brazos mientras se ponía más cómodo en su asiento, haciendo que mi espacio quedara reducido.

-¿Podrías apartarte? me estás aplastando…-Me sorprendí con la soltura que lo dije, era como si estuviera hablando con alguien que conocía desde hace más tiempo, como si tuviera confianza con él.

Jonghyun me miró incrédulo sin saber bien que hacer, hasta que después de apartarse unos milímetros me dijo:

-Soy mayor que tú, por eso necesito más espacio
-Pero los asientos están delimitados por algo…

Jonghyun frunció el ceño y decidí dejar esa conversación a un lado, aunque estaba feliz al ver que había conseguido acabar yo la conversación.
Miré de nuevo por la ventana del autobús, las calles estaban infestadas de personas, y varias tiendas se esparcían por las plantas bajas de algunos edificios, no pasaron varios minutos hasta que me di cuenta de que en el cristal de la ventilla se podía ver mi reflejo y el de Jonghyun -que seguía cruzado de brazos con el ceño fruncido-. Una pequeña sonrisa se dibujó en mi cara, ver el rostro siempre serio de Jonghyun que ahora no se podía comparar con la imagen de niño que estaba mostrando.

-Es la parada.-Dijo Jonghyun mientras se levantaba de su asiento y se dirigía a la salida, yo le seguí, pero, cuando miré a mi alrededor me di cuenta de que eso no era la universidad.
-¿No íbamos a ir primero a la universidad?-Le dije mientras me apresuraba a ponerme a su lado, aunque él no había parado ni un minuto para ver si realmente lo seguía.
-He decidido que iremos a ver primero tu portátil.

Me quedé paralizada al pensar que no íbamos a pisar el centro comercial, y que yo no podría comprar algo para arreglar a Momo sin que Jonghyun se diera cuenta.

-¿Pero no íbamos a ir al centro comercial?
-Por aquí hay muchas tiendas, no tenemos la necesidad de ir al centro comercial.
-Pero yo…, yo tengo que ir.

Jonghyun se giró para mirarme, tenia las manos en los bolsillos y no paraba de morderse el labio inferior.
-Te estoy acompañando, así que yo elegiré a donde vamos.-Después de decir eso se giró y siguió con su camino.
-¡PERO ESO ES INJUSTO!-Grité en medio de la calle, haciendo que la gente te me quedara mirando.
-¡La vida es injusta!

Fruncí el ceño, pero al final me rendí y le seguí.
Pasado un rato andando entre las calles de la ciudad llegamos a una pequeña tienda de electrónica, pasamos y vi varios modelos que estaban expuestos en varias estanterías.
Lo cierto es que no entendía mucho de ordenadores, el joven que atendía la tienda pareció darse cuenta ya que vino hasta donde yo estaba y estuvo aconsejándome de los mejores modelos, los que tenían mayor almacenaje y los extras que llevaban.

Al final me fije en un portátil de color perla, lo elegí más que nada porque me parecía el más bonito y cuando el dependiente me dijo lo que valía no puse demasiados reparos en llevármelo a casa.
Pasados unos minutos salimos de aquella tienda, yo con bolsa en mano, aunque para mi sorpresa el dependiente nos acompaño a la salida y nos despidió de muy buena manera.

-Jonghyun…-Dije mientras caminábamos dirección al metro.
-¿Qué?
-¿Por qué la gente de aquí es tan agradable?

Aminoramos un poco la marcha, y yo me quedé observando la expresión de Jonghyun, parecía pensativo.

-¿Quizás es porque somos educados?
-Quizás…

El silencio volvió a inundar el ambiente, y esta vez no tenía ninguna ventanilla con la que pudiera evadirme del momento.

-Jonghyun ¿Quién de tú familia ha ido a América?
-Mi hermano…
-¿Hermano?¿Mayor o menor que tú?
-Menor.

En ese instante me di cuenta en que no sabía la edad de Jonghyun, quizás este fuera un buen momento para averiguar algunas cosas sobre él…

-Es gracioso ya que no sé que edad tienes y aquí normalmente se da mucha importancia a la edad…

-Tengo 20 años.
-Oh, yo tengo…
-Diecinueve, sí losé…

Me mordí el labio, pensando en que les habrían pasado alguna información acerca de mí y de mis costumbres, pero yo no recordaba nada que estuviera relacionado con el hermano de Jonghyun.

-¿Y tu hermano que edad tiene?-Dije volviendo a la conversación de antes.
-Dieciocho.
-Un año menos que yo… ¿Cómo es?
-¿Por qué preguntas tanto?-Dijo Jonghyun levantando un poco su tono de voz.

Me sorprendí un poco ya que solamente intentaba ser un poco más cercana a él y que de esa forma nos resultara más fácil la convivencia.

-Sólo era curiosidad…

Al final llegamos al metro y durante todo el trayecto nos mantuvimos en silencio, algo muy común allí, porque nadie decía nada en absoluto. Si prestas atención estoy segura de que podrías oír el vuelo de una mosca.
Bajamos al fin del tren, y nos dirigimos a la entrada principal de la universidad.

-¿Por qué decidiste viajar a Corea?

Me quedé un momento en silencio, decidiendo si responder o no a esa pregunta, y si le respondía haciéndolo con “¿Quién es el curioso ahora?” o realmente con la respuesta correcta.

-Tenía curiosidad por ver este país.
-¿Y no hubiera sido más fácil esperar a unas vacaciones que no venir a estudiar aquí?
-Yo…
-Ya veo, así que yo tenía razón…
-¿Cómo…?
-Sólo huiste de tus problemas familiares…-Dijo Jonghyun mientras se colocaba las manos detrás de la cabeza.
-¿Qué sabes tú? Vine aquí porque me interesa esta cultura, y porque quiero conocer más mi pasado…
-¿Pasado? Tu vida no está aquí, eres de América, naciste allí y allí deberías morir.

Paré en seco, me quedé mirando a Jonghyun con incredulidad y rabia en los ojos.

-¿Acaso eres un racista? ¿No soportas que alguien de fuera del país ocupe tu casa? He venido a estudiar aquí y no me iré porque un estúpido inmaduro me diga que no esta contento porque un extranjero este en su casa.

Jonghyun se paró, pero yo empecé a andar para ver el interior de la universidad donde estudiaría ese año.
Pero cuando pasé por al lado de Jonghyun, él me cogió por el brazo, intentando detenerme.

-Boram…
-¡Suéltame!-Dije mientras me sacudía su mano de encima.-No me toques…

Y después de eso me esfume entrando en un gran laberinto de pasillos y clases.

5 comentarios:

Malicie Song dijo...

Dios xDD Jonghyun es un mandón de primera clase, lógico que Boram se cabreé con él y pobre momo que se quedará al final sin su peraparación...
Espero ver lo que ocurre en el siguiente!

Á dijo...

Leido! :D
me gusta esto
"Después de decir eso se giró y siguió con su camino.
-¡PERO ESO ES INJUSTO!-Grité en medio de la calle, haciendo que la gente te me quedara mirando.
-¡La vida es injusta!"

y el final! :)

Anónimo dijo...

Ala!!! me parece muy fuerte lo de "Soy mayor que tú, por eso necesito más espacio" que mala persona!!
Pero me ha encantado el final, por fin Boram pone las cosas claras! oh yeah! =)

Karly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Karly dijo...

aisssh,,sk l puto Jonghyun s un hijisimo d la gran putaa!!!ahora como no es el l k putea pues s keda n plan O.O***me ha encantado esta parte:-Jonghyun…-Dije mientras caminábamos dirección al metro.
-¿Qué?
-¿Por qué la gente de aquí es tan agradable?

Aminoramos un poco la marcha, y yo me quedé observando la expresión de Jonghyun, parecía pensativo.

-¿Quizás es porque somos educados?
-Quizás…

s uno d los parrafos n los k no se les ve tirantes a los dos...a ver cuanto les dura la tirantez k ya hay ganas d verlos a ambos n accion!!^^

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.