sábado, 17 de abril de 2010

Capítulo 8: Fin del primer día.

Observaba a Momo bajo la débil luz que proporcionaba la lámpara de mi habitación. No sabía cómo ni cuándo, pero ahora el pequeño cuerpo de tela que lo cubría estaba rasgado en varias zonas, como si fueran arañazos.

“-¿Cómo ha podido pasar esto?”
Me giré para observar el armario, que ahora mostraba una de sus puertas medio abierta.

“-Debe haber sido el gato de antes…”
Me levanté del suelo y me senté sobre mi cama, observando el gran problema que se me venía encima.

“-Si guardo el peluche en estas condiciones y después lo ven pensaran que he sido yo, no me creerán si les digo que un gato entró en mi habitación, abrió el armario milagrosamente, sacó de allí a Momo y empezó a afilarse las uñas en él.”
Entonces caí en que era remotamente imposible de que ese gato hubiera abierto el solo la puerta del armario.

“-Entonces…, Jonghyun entraría antes a mi habitación y empezaría a rebuscar entre mis cosas…”

-¡Claro!-Dije en voz alta.- por eso cuando lo vi antes no dijo nada, porque habría oído que me acercaba y con las prisas se habría dejado la puerta del armario entreabierta.

Me levanté de la cama de un salto, y fui directa a comprobar todas mis cosas: ropa, agenda, móvil…
Pero nada había desaparecido.

“-¿Y si es un pervertido…?”
Me imaginé a Jonghyun rebuscando entre mi ropa y una muestra de vergüenza y sorpresa se cruzó por mi cabeza.

“-No, Jonghyun no haría eso, si fuera un pervertido me trataría mejor, o quizás ni siquiera se atrevería a mirarme… seguro que es otra cosa, pero, ¿Qué…?”
Oí como la puerta de la habitación de Jonghyun se abría y se cerraba, seguramente él ya abría acabado de bañarse.

“-Quizás solo entró a por alguna toalla o algo que había en el armario que le pertenecía…”
Me acerqué a la cama donde se encontraba el peluche y lo observé detenidamente.

“-Debería intentar arreglarlo, así verían que no lo había hecho aposta…”

Me acerqué a la puerta de mi cuarto, me quedé allí quieta durante un momento pensando en las palabras idóneas.
Abrí la puerta de golpe y vi frente de mí la puerta de la habitación de Jonghyun, me acerqué vacilante, observando el pasillo que quedaba a mano derecha.
Me paré a unos centímetros y con un ligero movimiento de muñeca golpeé varias veces la puerta. Un pequeño chirrido me avisó de que alguien se acercaba a mi posición, tragué saliva y alcé un poco la cabeza, lo justo para poder mirarle.

-¿Qué quieres?-Me preguntó con sorpresa al verme parada frente a él.
-Verás…- comencé con un pequeño balbuceo.

Las cosas no iban demasiado bien, la culpa me carcomía por dentro, aunque yo supiera que en realidad la culpa había sido de él por dejar la ventana abierta, pero no le podía recriminar nada, mis ojos lo veían de otra manera, y mi cabeza lo estructuraba tal y como hace un momento lo había imaginado.
Desvié la mirada de sus ojos oscuros para depositarla en el marco de madera de su puerta, pero las fuerzas me fallaron y miré directamente a su torso descubierto y a su pelo mojado que ahora lo cubría una toalla.
Me quedé muda, las palabras no podían salir, pero tenían que hacerlo, tenían que salir para acabar con esto de una vez.
Jonghyun esperaba secando débilmente su pelo mojado con la toalla, hasta que al final decidió romper el incomodo silencio.

-Boram, venias a…
-¡Jonghyun mañana tienes que acompañarme al centro comercial!-Dije de carrerilla mientras mantenía mi mirada ahora fija en el suelo.
-¿A comprar…?-Me dijo incrédulo.-¿no deberías ir a ver la universidad?
-Eh, sí, también quería ver la universidad, pero, yo…

Las excusas se agrupaban e iban pasando una por una por mi cabeza, intentando encontrar la más creíble y apropiada para este momento.

-También quería ver un ordenador, aquí son más baratos y para la universidad me vendrá bien…

Mis ojos se encontraron con los de Jonghyun una vez más, que ahora me miraban con desconfianza. No sabía que cara estaría poniendo ahora, ni siquiera si ya se había dado cuenta de lo incómoda que era esa situación para mí.

-Tú eres la única persona que conozco por aquí…-Dije con una pequeña sonrisa forzada.
-Esta bien…-Dijo aún con la cara de desconfianza, mientras empezaba a cerrar la puerta.-mañana por la mañana saldremos, sino estás no te acompañaré…

Por fin me giré y comencé a caminar lentamente hacia mi habitación, una sonrisa se formó en mi cara, había conseguido que Jonghyun me acompañara al centro comercial, donde yo compraría algo para arreglar a Momo.
Empecé a girar el pomo de mi puerta cuando oí como la puerta de Jonghyun se movía rápidamente.

-¡Hey!
Me giré sin darme cuenta que aún llevaba esa estúpida sonrisa en la cara y vi allí plantado a Jonghyun.

-Me debes un favor.-Dijo con una sonrisa sarcástica.- recuérdalo…

Después de decirme esa última palabra se metió en su habitación y cerro la puerta tras de si, la sonrisa de mi cara se borró inmediatamente y una pequeña chispa se encendió en mi cabeza.

“-¿Favor?”

Entré en mi habitación con el ceño fruncido y me senté en la cama junto al peluche, lo miré directamente a los ojos de cristal que ahora brillaban con la poca luz que entraba a través de la cortina.

-Espero que tu dueño no hubiese sido él…- dije a medida que me tumbaba en la cama.

Empecé a meterme entre las sabanas como pude, haciendo que Momo cayera al suelo, asomé un poco la cabeza y lo miré nuevamente.
Ese muñeco tenía algo extraño, pero no sabía que era.

-Será mejor que te quedes ahí.-Dije mientras metía a Momo debajo de la cama.

Me di la vuelta y me acurruqué mirando a la pared. Este día había sido muy largo, habían pasado demasiadas cosas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jo raquel es increíble! pensamos igual!! Melanie también ha ido al centro comercial con Zack que lo sepas!! >.< jaja
Por lo demás, me gusta el capi, aunque me parece muy fuerte que Boram tenga que arreglar el gato cuando no ha sido ella! Aún así quiero seguir, te tomo la palabra! espero que en el proximo se desvelen mas cosas ^.^

Anónimo dijo...

Raquel! Soy Ángel, por fin te firmo jajajaja.
Lo que no entiendo es lo del gato, ¿por qué Boram se tiene que hacer cargo si no lo ha roto? Mi consejo: Que lo queme y lo tire por el retrete, seguro que nadie lo va a echar de menos jajajaja y la parte que más me gusta es esta:
"-Boram, venias a…
-¡Jonghyun mañana tienes que acompañarme al centro comercial!-Dije de carrerilla mientras mantenía mi mirada ahora fija en el suelo."
En fin, sube capi ya raquel que quiero leer, queremos ver accion fuera de casa jajajaja
:)

Karly dijo...

lo d tirar al gato por l retrete sta bn..pro yo preferiria kemarlo...asi no keda rastro. sk luego l retrete s emboza y entonces Jonghyun s cabreara^^pues nada, raquel, que te veo mas suelta a medida k avanzan los capitulos con respecto a la escritura y eso hace k kada vez m enganche mas...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.