domingo, 2 de mayo de 2010

Capítulo 12: El pasado "1ª parte."


Espero en la oscuridad, sumido en mis pensamientos, reviviendo una y otra vez aquellos momentos.
Debería sentir el frío, pero no siento nada, es como si no existiera. El tiempo corre, pero yo no soy capaz de darme cuenta, cada minuto, cada segundo, es una eternidad para mí...
Oigo voces a mi alrededor, pero no soy capaz de distinguirlas. Todo es demasiado confuso, demasiado difícil de averiguar.

"Está oscuro" "No puedo moverme" "No puedo respirar"

Las voces se vuelven más claras, más cercanas, hasta que por fin puedo entenderlas.

-Ya está, como nuevo...

Es una voz femenina, pero... tan familiar.

-Ya estás arreglado... "Momo"

Momo, era un nombre que me resultaba familiar, pero no recordaba haberlo escuchado antes.

"En mi vida"

Escucho el maullido de un gato y eso me hace recordar el pasado, el tiempo donde todo era más fácil, donde sabía cuando terminaban los sueños...

" Abro la ventana de mi habitación y dejo que la brisa de la noche inunde todo el espacio, haciendo que me recorran ciertos escalofríos provocados por el aire frío.
Miro por la ventana, esperando encontrar la señal, esa señal que me permitirá ser yo mismo por unos momentos.
Fijo la mirada en una ventana -Tiene las cortinas corridas, y no hay ninguna luz en su interior- parecía que no hubiera nadie, y cuando estuve a punto de correr mis cortinas y de apagar la luz, la vi.
"La señal"

Una pequeña y débil luz iluminó por unos instantes la ventana, fui corriendo hacia la entrada de mi habitación moviendo el interruptor varias veces, haciendo que la luz de mi habitación parpadeara.
Dejé la luz apagada y fui directo a la ventana, deslizándome por ella y saliendo de mi habitación. Me aseguré de que la ventana no pudiera cerrarse y bajé por las escaleras de emergencia a las que daba mi habitación.
Caí de un salto en el suelo de la calle, pero no hacía falta esperar, él ya estaba allí, puntual como siempre. Me acerqué lentamente colocándome la capucha de mi sudadera y metiendo las manos en los bolsillos.

-Has elegido una noche fría.- Susurré mientras me ponía frente a él.

Una blanca sonrisa se dibujó en su cara y una nube de vapor causado por el frío salió de su boca cuando la abrió para saludarme.

-Yoseob, algún día te romperás una pierna saltando desde ahí.- Dijo DongWoon mientras señalaba las escaleras de emergencia que había justo detrás de nosotros.
-Soy como un gato, tengo siete vidas.-Dije riendo- vámonos, no quiero perder más el tiempo...
-Veo que tienes prisa.
-Tengo ganas de alejarme de todo esto...

Dongwoon se colocó la bufanda de color gris de forma en que el frío de la noche no pudiera golpearle la nariz ni la boca; nos pusimos a andar, dejando atrás ese pequeño callejón.
Después de varios minutos nos encontramos frente al río que había cerca de nuestro barrio.
Yo estaba sentado en el césped que había a su alrededor, observando como Dongwoon recogía piedras para luego lanzarlas al río.

-Algún día... -Susurré mientras me dejaba caer mi cabeza contra el césped.- algún día abandonaré todo esto...
-¿Cómo te va en casa?

Esperé unos segundos para responderle, para buscar las mejores palabras, para recordar todo lo sucedido; justo el tiempo para que él se girara a mirarme preocupado.

-¿Ha vuelto ha ...?
-Sí... -Dije mientras me perdía observando las nubes del cielo.
-¿Cómo están los demás?
-Mí madre y Sungho están bien, pero, ahora me preocupa Jonghyun... está empezando a comportarse así con él.

Dongwoon soltó las piedras junto a la orilla, se acercó lentamente hacia mí -dando pasos desequilibrados- y se sentó a mi lado.

-Yoseob, ¿Qué piensas hacer?
-No lo sé.-Dije en un suspiro mientras me incorporaba al lado de Dongwoon.-¿Sabes?
-¿Eh?
-Deberíamos cambiar de señal...-Dije en un tono más divertido, como si la conversación de antes no hubiera tenido lugar.
-¿Cambiar?-Me preguntó extrañado Dongwoon.
-He estado pensando en comprar un gato, si algún día necesitáramos avisar al otro y no está atento a la señal no podríamos comunicarnos, pero si tenemos al animal podríamos mandarlo hasta la otra ventana y que empezara a maullar, así nos daríamos cuenta...

Una chispa de diversión se cruzó por mi cabeza y creo que Dongwoon se dio cuenta de eso.

-Estaría bien.-Dijo ilusionado mientras se levantaba y se ponía frente a mí para contarme varias ideas que se le habían ocurrido en estos segundos.

-Hey.-Dije para que se callara -tengo que enseñarte algo.

Dongwoon me miró con complicidad y con una amplia sonrisa. Me levanté y comencé a caminar hacia el puente que unía las dos mitades que separaba el río. Me paré frente a una pequeña obertura que había en la parte baja del puente y comencé a silbar.

-¿Qué haces?-Dijo Dongwoon mientras se acercaba a la obertura y se agachaba en cuclillas para ver mejor.

De ese pequeño espacio una pequeña cabeza de color blanco y negro se asomó, dejando ver unos grandes ojos de color pardo, llevaba un collar de color azul que le quedaba bastante grande, pero aún siendo así de pequeño salió del hueco y se me acercó a toda prisa dejando que le acariciara la cabeza.

-Yoseob, ¿De dónde has sacado este gato.
-Lo encontré en la calle, seguramente su madre lo abandono...

Dongwoon cogió al gato y empezó a acariciarlo entre sus brazos.

-¿Qué es esto...?- Dijo observando el collar que llevaba en el cuello.
-Es tan pequeño que le queda grande.

Dongwoon se paró a mirar fijamente la chapa que había en el collar.

-¿144?
-El catorce de abril.-Susurré.
-El día...
-El día en que te salvé la vida.-Dije bromeando.

Dongwoon empezó a reírse, se agachó lentamente y dejó al gato en el suelo. Este se acercó rápidamente a mis pies, quedándose entre ellos.

-Parece que has pasado mucho tiempo con él.
-Sí...
-¡Oye! no me salvaste la vida, solamente me ayudaste.

Dejé escapar una ligera risa mezclada con un suspiro.

-¡Oh! ya entiendo, la idea de antes ya la tenías pensada desde hace mucho ¿No?
-Yo no puedo hacerme cargo de él, ya lo sabes...
-Yoseob ¿Esperas que me haga cargo yo?
-Sólo si puedes...
-Mi madre no me dejaría tener un gato.

Me quedé observando la oscuridad de la noche, como las brisas movían las nubes del cielo.

-Si se queda aquí le podría pasar cualquier cosa.
-No me puedo hacer cargo de él.
-Le he enseñado varias cosas, es muy listo...
-Yoseob.

El rostro de Dongwoon cambió a una expresión de confusión.

-¿Quiéres que le pase lo mismo que a ti aquel día? si lo dejamos aquí cualquier persona podría hacerle lo que quisiera.

Le hice una pequeña señal al animal y acto seguido el gato se acercó a los pies de Dongwoon, mirándolo directamente a los ojos.
La expresión de Dongwoon se turbó durante unos segundos.

"El plan estaba funcionando"

-¿Por qué me haces esto?-gritó mientras se daba la vuelta y se tapaba los ojos, una señal de que había ganado.- está bien, intentaré convencer a mi madre, pero no te prometo nada.
-Gracias Dongwoon.

Recogí al gato y se lo coloqué en los brazos para que lo pudiera coger.

-Eres un gran amigo.-Dije mientras le pasaba el brazo por los hombros.
-No hace falta que me lo digas, ya lo sé.

4 comentarios:

Á dijo...

Wow, ya entiendo lo del número 144!
Que fuerte, ya vas diciendo cosas,y encima esta vez quien lo cuenta en ¿junghyun!? lo pregunto porque a lo largo del capi cada vez lo escribes de una forma diferente jajaja
En fin, me ha gustado el capi, y la canción que tiene me encanta el principio!
Sigue así, espero la 2 parte!
un beso!

:D

Á dijo...

Por cierto, lo de traducir a todos los idiomas está genmial :D

Karly dijo...

jajajaja..stoy d acuerdo kn angel!!!!d repent m lo pongo todo en polski!!xDDDDjajajaja...esa tecnica del flashback aplicada a los recuerdos d personajes la utilizo yo...genial, rquel,,,has conseguido picarme en serio.ha sido llegar a este capitulo y descolocarme por completo...tendraa buen final, lo auguro...por cierto, pro no m lo reveles, solo di si si o si no...tienes pensado ya l final???

RqL dijo...

no xD
a mi se me ocurren las cosas sobre la marcha xD

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.